La importancia de la divulgación – Mi bilis es tu bilis #1

Divulgación científica, o “Cómo pecar de Prometeo”

"Prometeo lleva el fuego a la humanidad" Cuadro de Heinrich Friedrich Füger
“Prometeo lleva el fuego a la humanidad” Cuadro de Heinrich Friedrich Füger

Prometeo, el Titán amigo de los pobres mortales. Y tan amigo era que consideró oportuno compartir sus bendiciones con nosotros, simples humanos. Nos dio el fuego robado a los propios dioses.

Zeus, sabedor de que no merecíamos tal honor, castigó a Prometeo de la forma en que solo los dioses de las culturas antiguas sabían castigar.

Prometeo sería encadenado a una roca donde esperaría a que cada noche un águila devorara su hígado, condenado a regenerarse una y otra vez.

No es raro que los profesores universitarios, investigadores o médicos consideren que la divulgación es ridícula y hasta dañina para la digna imagen de la ciencia. Este pensamiento tóxico, lejos de hacer algún bien, daña profundamente la visión que la sociedad tiene de la ciencia y de quienes trabajan en ella. Y el motivo último no deja de recordarme a la historia de Prometeo. El saber es para unos pocos; marca la diferencia entre las castas y que el populacho lo domine es un peligro para el orden establecido.

No merecemos el Edén.

"La caída del hombre" de Lucas Cranach el Viejo
“La caída del hombre” de Lucas Cranach el Viejo

La idea de Prometeo no es algo aislado que haya querido resucitar con el fin de defender esta tésis. Es un concepto transcultural que podemos encontrar incluso en la Biblia. ¿O no era la manzana de Adán y Eva el fruto prohibido del árbol del conocimiento del bien y del mal?

La pregunta que en el fondo atenaza a tantos científicos críticos con la divulgación es: ¿Dejaremos de ser dioses si los pacientes conocen los conceptos básicos de nuestra disciplina? Puede, pero eso es bueno. Empoderar a la sociedad con el conocimiento es una forma de romper las barreras, de establecer un mundo más horizontal donde se fomente el debate, donde se enseñe a escuchar más y a hablar menos.

El miedo a perder ese poder fáctico, esa supuesta superioridad intelectual, es suficiente para que en lo más profundo de muchos profesionales se geste una alergia indiscriminada hacia la divulgación. Puedes estar con ellos o contra ellos así que cuidado, nunca volverán a respetarte como un igual si decides bajar el fuego a la tierra. Unos dirán que frivolizas, que sobresimplificas, otros que no te tomas tu trabajo con seriedad, en el fondo todo ello es miedo, miedo irracional a lo desconocido.

Divulgar para todos.

La divulgación es la principal herramienta para llevar el conocimiento científico a la población general. La forma de dotarles de la libertad que proporciona el saber. Una manera de darles esa protección intelectual contra los charlatanes y otros apologetas de las pseudoterapias. Es una forma de visibilizar a la mujer en la ciencia. Una bandera que ondear cuando exijamos mejoras en I+D.

No hay tal cosa como un formato “poco digno”. Vivimos desde hace ya bastante en una era de revolución tecnológica donde el consumo multimedia crece exponencialmente. Para llegar a esa gente hay que aprovecharse de ello, YouTube, Radio, y todas las nuevas modas que podamos llegar a hermanar con nuestro verdadero propósito: difundir el conocimiento. Hacer monólogos, canciones, videojuegos, todo ello está permitido y lejos de denigrar a la ciencia la eleva.

Madre e hija de la curiosidad.

Es así, llevando la ciencia al pueblo, como se revela entre los más pequeños la verdadera vocación. Una chispa de curiosidad que bien conducida pronto prendará la hierba seca y se extenderá imparablemente. Ese fuego que los apasasionados de la ciencia tenemos dentro y que nos empuja a seguir descubriendo lo que nos rodea, preguntándonos lo más profundo y lo más trivial.

Yo, personalmente, le debo todo a grandes de la divulgación como Sagan, Gould, Hawking, Asimov, Sacks. Gente que con la ciencia me enseñaron la belleza del mundo y me dieron una forma de llenar mi vida. Esos gigantes que con sus charlas, libros y reflexiones nos muestran el universo más allá de lo que nunca podríamos llegar a ver con nuestros propios ojos.

 

Dejar una contestacion

You have to agree to the comment policy.